Apuntes iniciales

DIEGO LEVIS – 1998 / 2010
Comunicación digital y sociedad: apuntes iniciales para la reflexión

Idea matriz: Alrededor de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) se ha construido una ideología de contenido teleológico que hace de la comunicación y la información su razón de ser y del ordenador su líder carismático.
Las técnicas de comunicación y simulación digital representan una nueva etapa en el camino del ser humano en su empeño por superar los límites que le imponen el tiempo y el espacio en su búsqueda  demiurgica en pos de la creación de vida.

La computadora aparece ante la sociedad como la máquina de todos los prodigios.

La informática (y la telemática) es el sustrato técnico de un importante proyecto de desarrollo económico

Las computadoras se presentan ante la sociedad como una herramienta que privilegia y amplifica las capacidades lógicas del ser humano en un escenario que ha dado lugar a nuevas y sofisticadas formas de control social de rasgos totalitarios basadas en la exaltación individualista y en una adormilante ilusión de libertad ilimitada y de comunicación sin restricciones.

El ordenador es una pieza importante de los aparatos de poder. Poder que, como nos recuerda Deleuze, tiene menos necesidad de reprimirnos que de administrar y organizar nuestros miedos interiores. Función para la que se presta perfectamente el sistema de medios de comunicación, desde la prensa a Internet.

La evolución de la tecnología no puede desligarse del marco-cultural y económico en el cual tiene lugar. En este sentido resulta significativa la coincidencia que existe entre los propósitos de la política económica neo-liberal y la promoción de sistemas de comunicación que tienden hacia la descorporización de las relaciones personales, en un entorno predispuesto a la endogamia y al rechazo de todos aquellos que no participan -porque no pueden- en la fiesta del consumo a la que se nos incita constantemente.

Coincidente negación del cuerpo,   considerado un  obstáculo para la realización personal, y rechazo al Otro, percibido como una amenaza latente. Uno y otro, paradójicamente, indispensables para la vida.

Un proceso de innovación tecnológica no se completa hasta tanto no se estabilicen y consoliden las relaciones entre el instrumento técnico y sus usuarios. Lo importante, recordemos, son los usos sociales.