2001 – Microsoft también quiere competir en el negocio de los videojuegos

LA SEMANA QUE VIENE SALE SU CONSOLA XBOX
Microsoft también quiere competir en el negocio de los videojuegos
Una noche del mes pasado Microsoft reunió a los principales editores de videojuegos de Europa y Estados Unidos en la bodega del Hotel de París, en Montecarlo, Mónaco, para presentarles su última maravilla: la consola XBox. Con esa máquina, Bill Gates piensa entrar en un mercado tan difícil como rentable, que mueve 20.000 millones de dólares al año.
Clarin, 8/11/2001

La Xbox, que saldrá a la venta en Norteamérica el 15 de noviembre con un presupuesto de marketing de alrededor de 500 millones de dólares, es la primera consola de videojuegos producida por Microsoft y su más ambicioso esfuerzo para conquistar el living de los hgogares así como conquistó los escritorios de las oficinas. Tendrá que lidiar con la PlayStation2, de Sony, y con la inminente GameCube, de Nintendo, pero con tal de sentar las bases para otros dispositivos futuros (y para frenar a Sony, que tiene una ventaja de 20 millones de sistemas en todo el mundo) Microsoft está dispuesta a perder 100 de los 300 dólares que cuesta cada consola. Sin embargo, el panorama es incierto. Aún en el caso de que Microsoft llegue a un acuerdo con el gobierno de los Estados Unidos por el caso antimonopolio que le tanto le complicó la existencia durante los últimos años, sus negocios medulares están en crisis.
Por un lado, los días de gloria de la venta de PCs quedaron atrás y, por otro, los software disponibles en Internet reducen la importancia del sistema operativo de Microsoft. Eso quiere decir que, si no incursiona en nuevos mercados, la empresa se enfrenta a un futuro recesivo. Es por eso que, en un mercado en expansión como el de los videojuegos, y con una consola preparada para conectarse a Internet, Gates está dispuesto a perder miles de millones de dólares en una difícil apuesta: que la Xbox genere nuevos ingresos y favorezca otros planes, como la TV interactiva y los servicios online. Los ejecutivos de Microsoft reconocen el desafío monumental que implica tener que dominar una industria más cercana a Hollywood que al negocio de la tecnología. Si fracasan, la Xbox podría convertirse, como predijo un editor de videojuegos, en un “fiasco”. “Esta industria tiene que ver con la emoción, y los productos que lanza tienen que funcionar a la perfección desde que el cliente las saca de la caja”, dijo Peter Moore, presidente de Sega EE.UU.. “Y hasta donde se puede ver, Microsoft todavía no parece entender bien estas cuestiones”.
Pero, además, hay otro problema: mientras que en la tradicional industria del software los errores se pueden arreglar fácilmente, es muy probable que el usuario de videojuegos le dé una sola oportunidad a Microsoft: “A menos que tengan un lanzamiento exitoso”, dijo Kazuo Kirai, presidente de Sony Computer Entertainment America, “seguramente no habrá ninguna Xbox 2.0 en el futuro”. Sin embargo, en una entrevista, Bill Gates recogió el guante y dijo: “Estamos muy comprometidos con este producto. Y cuando hacemos algo, lo hacemos hasta el final”. Eso no quita que muchos duden de que Microsoft quiera seguir fabricando la Xbox si pierde mucho dinero. Un vendedor de una tienda de productos electrónicos de San Francisco, EE.UU., que prefirió no revelar su nombre por miedo a perder el empleo, sintetizó la situación de la siguiente manera: “Si sobrevive a la competencia de Sony y Nintendo, si funciona bien, si me da la sensación de que la van a seguir fabricando y si sacan muchos juegos buenos, recién ahí me la compraría. Si no, no”.

Negritas nuestras

Anuncios