1999 – Educación Enredada

Educación enredada– Por Luis Angel Fernández Hermana en Quaderns Digitals (texto de la comunicación presentada en “Educnet 99- 1er Congreso Educación e Internet”, Madrid, 24 de abril de 1999)

“La escuela tiene por misión preparar al individuo para el mundo que le tocará vivir. Hoy constatamos que la correspondencia entre lo que se enseña y ese mundo está en cuestión. Las manifestaciones en este sentido abundan, aunque se nos ofrecen de manera aparentemente deslavazada. Por una parte, la preocupación por llevar Internet a las escuelas comienza a alcanzar un tinte prioritario. Por la otra, se nos dice desde diferentes frentes que los niños tienen dificultades para leer, para expresarse. Por el medio se nos habla del conflicto entre alumnos y maestros. Los primeros, duchos en el arte de manejar chismes electrónicos y adictos a la cultura audiovisual. Los segundos, temerosos de quedarse relegados de la denominada “revolución tecnológica” o de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). De este cocido, en el que hierven muchos más ingredientes, surge una pregunta legítima: ¿hay alguna relación entre el mundo en el que viven alumnos y maestros con el que se enseña en las escuelas?(…)
(…)la cuestión no estriba en si hacen falta más o menos ordenadores, más o menos conexiones a Internet. O no sólo. El desafío es la emergencia de un mundo virtual cuya lógica –propia y claramente diferenciada de la del mundo real– está modificando los cimientos fundamentales de la educación. Y es el contenido de ésta la que necesita reconfigurarse de acuerdo a la lógica virtual. La barrera que dificulta actualmente la interconexión entre alumnos, maestros, la institución de la educación y los cambios que ocurren en el mundo no se refiere a la información digital –volumen, alcance, calidad, accesibilidad, número de páginas web de cierto tipo, valor de uso, etc. –, sino a nuestra capacidad de inserción en ella.
(…)se fía milagrosamente a una “mejor preparación del maestro para lidiar con las herramientas informáticas”. Craso error: llenar el aula de ordenadores no garantiza la adquisición de una percepción conceptual diferente del mundo en que vivimos, que es de lo que se trata.(…) la institución de la educación tiene que formar en las habilidades básicas para formular las preguntas pertinentes: saber buscar, interrogar, navegar, diseñar flujos de información y encontrar soluciones. Lo cual supone, entre otras cosas, adquirir la flexibilidad necesaria para enfrentar lo insólito, lo nuevo, lo desconocido.* “(*cursivas nuestras)

>Lee el artículo completo en Quaderns Digitals

Anuncios