2001 – La Internet latina, arrastrada por la crisis de la “nueva economía”

Publicado en Clarín, 29/8/2001
EL NASDAQ ACORRALA A EL SITIO, IMPSAT Y STARMEDIA
La Internet latina, arrastrada por la crisis de la “nueva economía”

Roto el espejismo de una red poblada de empresas sudamericanas sanas y pujantes, los gigantes de Internet nacidos en el Cono Sur se derrumbaron en apenas un año. Hoy, El Sitio, Impsat y Starmedia afrontan las peores crisis de sus respectivas historias. Y, presionadas por el mismo índice Nasdaq que certificó sus días de gloria, se juegan su incierto futuro.
Por Horacio Bilbao. De la Redacción de Clarín.com.

Las compañías tecnológicas del Cono Sur que cotizan en Nasdaq corren serios riesgos de quedar fuera de Wall Street debido a la abrupta caída de la cotización de sus títulos. Con menos de dos años en el mercado, El Sitio, Impsat y Starmedia, pasaron de la euforia (sus acciones llegaron a valer más de 40 dólares) al drama que encierra la posibilidad de ser retiradas del mercado (por no alcanzar el piso mínimo de valor exigido por Nasdaq). El estatuto del índice tecnológico es muy claro: si la empresa no mantiene una cotización mínima de 1 dólar por acción durante 30 días hábiles, se la notifica y se le advierte que, en 90 días calendario, será deslistada de la planilla. Para revertir esta situación, la empresa debe cotizar por encima de 1 dólar durante 7 días hábiles seguidos.

El riesgo es serio y afecta a las tres grandes de Internet de origen latino. El viernes 17 de agosto, las acciones de la proveedora de banda ancha de América latina, Impsat Fiber Networks, Inc. (Nasdaq: IMPT), la única compañía de origen latinoamericano que mantenía su cotización por encima de 1 dólar, cayeron más del 60%, cerrando a 0,42 dólares por título común. El colapso bursátil también alcanzó a Starmedia, la firma fundada en 1997 por el uruguayo Fernando Espuelas, quien se alejó del timón de la compañía hace menos de un mes, después de que sus acciones bajaran del dólar y tocaran, el 16 de agosto, su mínimo histórico: 0,25 (el 11 de febrero de 2000 valían 61 dólares).

Mientras Impsat y Starmedia asisten como espectadores a la estrepitosa caída de sus valores, El Sitio (LCTO), la empresa de Internet de origen argentino, espera que las autoridades de Nasdaq, que ya habían determinado el retiro de sus acciones, definan su continuidad en el mercado. Pero como el directorio apeló y presentó una propuesta alternativa a la salida, Nasdaq se tomará entre 30 y 45 días para analizar la estrategia, cuyo objetivo es continuar listando. La idea de El Sitio, que continuará cotizando durante ese lapso, es mantener sus acciones en el mercado hasta que se haga efectiva su fusión con Ibero American Media Partners, una empresa conjunta del Grupo Cisneros, y el fondo de inversiones Hicks, Muse, Tate & Furst, en una nueva compañía, Claxson Interactive Group. La empresa combinada pretende listar bajo el símbolo “XSON”, pero si las acciones de El Sitio son retiradas del mercado, Claxson tendrá un problema más a resolver, ya que no cotizará en Nasdaq y sus títulos no podrán negociarse públicamente.

Ampliando el análisis al resto de las compañías de América Latina que cotizan en Nasdaq, Charles Roth, de la publicación estadounidense Dow Jones Newswires, dijo: “Los grandes parientes ayudan, pero no inmunizan a sus hijos latinos”. Se refería a las empresas de América latina que, a pesar de estar ligadas a diversos gigantes mundiales de servicios de Internet y telecomunicaciones (como America Online Latin American, Terra Networks y AT&T Latin America), vieron caer sus acciones hasta un 50 % en el último año. “Estas tres empresas son apuntaladas desde afuera, pero todas tienen problemas para autosustentarse,” asegura Stephen Graham, analista de tecnología e Internet de la consultora financiera UBS Warbourg. Y agrega que, aunque el hecho de tener a estas compañías detrás asegura capitales, portación de nombre y reaseguro de soporte tecnológico, en realidad, en la nueva economía, nadie sabe si eso es suficiente.

Después del espejismo del enriquecimiento instantáneo, hecho a un lado el sueño de que algún día hubiera una especie de Microsoft de orígen sudamericano, el panorama es más incierto que nunca. El Sitio espera la resolución de Nasdaq aferrándose al pie que puso en la economía real a través de su fusión con el Grupo Cisneros y el fondo HMT&F. Impsat enfrenta la renegociación de los vencimientos de sus créditos por una suma cercana a los 1.000 millones de dólares. Y Starmedia ya lleva 23 días hábiles cotizando por debajo del mínimo, lo que significa que pronto debería recibir la notificación de Nasdaq advirtiéndole que será deslistada. Para colmo, tanto para estas empresas como para todas las compañías ligadas a la tecnología, las posibilidades de conseguir nuevos inversores son cada vez más escasas. Y los potenciales compradores no abandonan su estrategia: esperar el derrumbe total para, recién entonces, “ofrecer” un salvataje.