1999 – “La empresa y los bits” Por Bill Gates

Año I Nº 44
Miércoles 27 de enero de 1999
Publicación Semanal
COLUMNA DE OPINION DEL SUPLEMENTO INFORMATICA DE CLARIN DEL 27/1/99

Las empresas y los bits
Por BILL GATES
Imagínese que usted tiene un pequeño capital y proyecta crear una pequeña empresa de programación de computadoras. ¿Qué tipo de programas sería conveniente desarrollar? La respuesta es que las posibilidades son infinitas porque diseñar buenos softwares es algo cada vez más importantes. El primer paso para crear una empresa así es contratar a personal de primera, que es lo que más escasea. Cualquier persona que pueda reunir a técnicos con inteligencia y destreza tiene reales posibilidades de triunfo, ya se trate de ofrecer productos o servicios. Pero lo que haría con toda certeza sería escoger un proyecto adecuado a los recursos de una pequeña empresa. Algunos productos de propiedad industrial e intelectual requieren operar a gran escala. Por ejemplo, fabricar un avión, una turbina o una red telefónica exige enormes recursos y el manejo de una serie de disciplinas, incluida la integración en gran escala. De la misma manera, en el campo de los programas, fabricar un sistema de operaciones es tarea de una gran compañía.

En esto de iniciar nuevos emprendimientos a partir de poco o nada tiene mucho que ver la educación y la mentalidad que se va generando en los jóvenes desde los primeros años de escuela. Hace poco, un director de una pequeña escuela primaria me planteó que tenía que comprar nuevas computadoras y programas cuya vida útil puede extenderse, a lo sumo, entre diez y doce años.

Su problema era saber si le convenía renovar esos equipos para mantener a los alumnos al tanto de los últimos avances tecnológicos cuando estos cambios se dan en materia de meses. Para mí, es mejor pensar en usar las computadoras un plazo máximo de cuatro años. El medio comercial en los Estados Unidos tiene, por lo general, un ciclo de tres años. Afortunadamente, el precio de las computadoras y sus accesorios registró una gran rebaja pero carece de realismo pensar que se puede comprar una computadora hoy y usarla durante una década.

En lugar de utilizar el dinero de su presupuesto para los próximos diez años, debería comprar ahora lo indispensable y emplear parte de lo ahorrado dentro de cinco años. De lo contrario, no podrá satisfacer los requerimientos de sus estudiantes en el futuro mediato. Además, es posible aumentar el presupuesto educacional para gastos relacionados con la tecnología, tal como se ha demostrado en muchos estados de la Unión.

Tengo esperanzas de que se trate de una tendencia que permitirá a las escuelas estar al día en materia de avances vinculados a la educación de los alumnos. Otro tema de importancia es el costo de las tarifas telefónicas. La idea es que hacia principios del próximo siglo disminuyan drásticamente y que el cobro de tarifas por larga distancia o por tiempo de conexión sea eliminado.

Estoy seguro que se reducirá drásticamente el precio de las llamadas de larga distancia en relación al de las llamadas locales. Así, el mundo se convertirá en un pequeño lugar y las personas podrán encontrar amigos en sitios remotos.

Sin embargo, el uso de Internet para las comunicaciones telefónicas a precios muy bajos tendrá un fuerte impacto en el precio de las llamadas a larga distancia. Y no creo que se verifique una completa eliminación de la correlación entre precio y distancia. Las compañías telefónicas deben hacer inversiones en satélites, cables submarinos y otra infraestructura vinculada con el tráfico a larga distancia.