1995 – “La revolución hipermedia” por José B. Terceiro

Fragmento del artículo: “(…) una película no es más que un caso particular de emisión de datos; la solicitaremos escogiéndola de un menú a la carta y no tendremos que, salir de casa para alquilarla en un videoclub. El telediario no sólo podrá verse a la hora que se quiera, sino editado a gusto del espectador. La televisión de hoy permite controlar el brillo, el contraste, el volumen o el canal. La de mañana permitirá controlar el nivel de violencia, sexo o inclinación política. El contenido de la programación puede ser enviado a un ordenador, por lo que su contenido será accesible aleatoriamente, hojeable, e intercambiable, como un periódico o un libro, independientemente del día y la hora de su envío.
No se trata de someterse pasi vamente a la avalancha en el hogar de 500 canales de televisión. Los mercados de entretenimiento masivo (la industria de Hollywood y la televisión, para entendermos) darán paso a pequeñas audiencias segmentadas deman dantes de productos de narrow casting (opuesto a broadcasting). El entretenimiento del futuro no está esperando al ancho de ban da, que ya está ahí. Está esperando la imaginación. El eslogan Is the economy, stupid, de la última campaña presidencial americana, podríamos utilizarlo ahora como Es el contenido, estúpido.(…)”

Leer artículo completo en “El País”

Anuncios