1999- Cebrián anuncia la unificación del español en el entorno Windows

“Cebrián anuncia la unificación del español en el entorno Windows” diario El País, Madrid, 27/7/1999.
Un interesante artículo acerca de la ambición totalizadora de una empresa y la complicidad boba o interesada de empresarios, académicos de la lengua y otros actores activos de la vida social y cultural y sobre otros dichos y pareceres sobre Internet habituales a finales del siglo pasado.
Información importante: José Luis Cebrián fue el primer director del diario El País. En la época de este anuncio era consejero delegado del Grupo PRISA y académico de la Real Academia Española de la Lengua.
Cebrián anuncia la unificación del español en el entorno Windows
por J. J. M. GALIANA, Alicante
La Real Academia Española (RAE), las instituciones lingüísticas de los países de Latinoamérica y la empresa norteamericana Microsoft llegarán en octubre a un acuerdo para la unificación del castellano que se emplea en las versiones hispanas del sistema operativo Windows, plataforma informática sobre la que se trabaja en la mayor parte de los ordenadores. Así lo anunció ayer el consejero delegado del Grupo PRISA y académico de la RAE, Juan Luis Cebrián, en una conferencia sobre la cultura digital pronunciada en el marco de los cursos de verano de la Universidad Europea de Madrid-CEES, que comenzaron en Altea (Alicante).
“Sucede que en el Windows que se comercializa en México el ordenador te invita a acceder a la charola de entrada, término para denominar bandeja que no se entiende en Argentina”, explicó Cebrián, que posteriormente ilustró la necesidad de unificar el castellano en la informática con un llamativo ejemplo: “En toda América se habla de computadoras; sólo en España se llama ordenadores a los equipos informáticos, y es por influencia del francés”. El académico se mostró optimista respecto al futuro del castellano: “Es uno de los pocos idiomas en expansión, y además tiene la ventaja de crecer en el imperio, es decir, en los Estados Unidos de Norteamérica”.
Internet
Juan Luis Cebrián fue el encargado de abrir el curso ¿Cultura impresa versus cultura electrónica? Ante un nutrido auditorio de estudiantes de edades comprendidas entre los 18 y los 24 años, Cebrián comenzó su ponencia “al estilo norteamericano”, según sus propias palabras. Preguntó a los jóvenes: “¿Cuántos de vosotros habéis navegado por Internet durante la semana pasada?”. Sólo seis levantaron la mano. “Bien, pues estáis en correspondencia con el porcentaje mundial, que indica que sólo el 3% de la población está conectado a Internet”, señaló, aunque más tarde auguró que el año que viene, si hiciera la misma pregunta al mismo auditorio, el porcentaje se habría elevado hasta el 40%.
Y es que la cultura digital “avanza más rápido de lo que pensamos”, señaló Cebrián, que situó esta nueva forma de difusión en el centro de una profunda e inminente renovación social. Frente a las culturas que han sido dominantes en otras etapas, la cultura digital “supone por primera vez una cultura global y dominante que no convive con otras culturas”, afirmó. Basada en la convergencia de las nuevas tecnologías, la cultura digital deja de ser una tecnología de sustitución para ser una tecnología convergente, capaz de crear una realidad virtual que no suplanta a la material.
Finalmente, Cebrián destacó las paradojas de la cultura digital. Es planetaria, pero el 80% de las interacciones en la red se produce en inglés. Es global, pero impulsa la creación de sociedades muy pequeñas. Es el sueño del demócrata, pero propicia una democracia asamblearia que no está demostrado que sea más justa que la representativa.