1999 – Entrevista a George P. Landow : “La World Wide Web es muy primitiva”

“La World Wide Web es muy primitiva” entrevista de Karme Peiro a G,P.Landow, publicada en Enred@ando el 20 de abril de 2004.

Landow es un hombre consagrado a la investigación del hipertexto aplicado en diferentes campos de estudio. Aunque ha dedicado buena parte de su vida a escribir libros que tratan sobre arte, diseño y literatura, sus últimos trabajos publicados destacan por entrar en el terreno más íntimo de la hipermedia, el mundo digital, y el ciberespacio. Este investigador asegura que estamos en puertas de una verdadera revolución conceptual, en la cual aparecen implicados el lector y el escritor, el estudiante y el profesor, el investigador y el científico, porque todos ellos deberán trabajar en entornos nuevos. Su vocación profesional llega hasta tales extremos que cada ciudad que visita para impartir una conferencia, asistir a un congreso, o dar una clase universitaria, es motivo para crear una página web con las fotografías y comentarios personales de los lugares más turísticos por los que ha pasado. Una cámara digital y su portátil son suficientes para aumentar, en los ratos libres, su álbum de fotos hipertextual.

P.– Desde que conocemos el lenguaje hipertextual se han dado varias definiciones para intentar explicar en qué consiste. ¿ Cuál es la suya?
R.– Bueno, existen varias definiciones. Esencialmente es una combinación de publicación en los “media”, una nueva tecnología de la información, un paradigma y una manera de escribir. Otra definición sería decir que el hipertexto son bloques de texto o imágenes unidas por palabras electrónicas para crear un texto, donde el lector tiene más elección y puede dirigirse donde quiere ir. Hay una segunda versión de esto, donde la persona decide leer únicamente los enlaces, no el texto. Esta segunda idea procede de VannevarBush, el inventor de la palabra “hipertexto”. Pero otros tipos de hipertexto e hipermedia son los que crea, por ejemplo, un grupo de gente en Alemania. Ellos utilizan una especie de texto que se genera automáticamente a partir de bases de datos. Usted, por ejemplo, se pregunta… me gustaría saber la influencia de la pintura francesa sobre Picaso. Entonces va a la base de datos y escribe “ensayos de Picaso” y “ensayos de influencia” y obtendrá un texto virtual compuesto por ese material, que se puede guardar para que no desaparezca más, y ponerlo todo junto para darle diferentes sentidos. También están trabajando en una enciclopedia tecnológica de arte dándole nuevos valores a este tipo de información. Ya tenemos otro tipo de hipertexto.

P.– ¿De cuántas formas de hipertexto podemos hablar?
R.– No lo sé. Estoy pensando en otra forma…. donde se le puede considerar un “hipertexto conceptual”. Lo que importa es crear imágenes para que la gente pueda pensar, con poco texto, todo a base de deducciones. Hoy, mucha gente empieza a utilizar el hipertexto para los negocios, aunque generalmente asocia esta tecnología con webs o CD-ROM. Sin embargo, en la ciencia de la computación, trabajamos con hipertexto (documentos de textos) e hipermedia virtual (imágenes, animaciones, sonidos, etc.) donde hay “enlaces contextuales” que aparecen o desaparecen en función del sistema utilizado por el usuario. Esto se está haciendo en Xerox Parc, el centro de investigación de Palo Alto, en un proyecto llamado Aquanet, y explico más casos en mi libro “Hipertexto. La convergencia de la teoría crítica contemporánea y la tecnología”.

P.– Siguiendo con las definiciones, me gustaría que me definiera, brevemente, algunos de los términos más empleados en su libro.
R.– De acuerdo. Pregunta

P.– Hipernarrativa
R.– Una subdivisión de la narrativa donde el lector tiene algún control en su trayectoria.

P.– Hipermedia
R.– Otro nombre para hablar de hipertexto, que incluye “media”, o sea, animación, imágenes, sonido. La gente que trabaja el hipertexto no quiere emplear la palabra multimedia para definir este término porque considera que no se utiliza correctamente.

P.– Mundo digital
R.– El mundo que se experimenta a través del concepto digital.

P.– Ciberespacio
R.– Hace muchos años, uno de los principales visionarios de nuestro mundo, el escritor William Gibson, acuñó el término como una forma de compartir su alucinación conceptual muchos otros. Pero, para mucha gente, sólo significa la experiencia de utilizar ordenadores y comunicarse a través de ellos.

P.– Usted viene investigando y experimentado con el hipertexto desde el 86, ¿ha habido algún descubrimiento que le haya llevado a cambiar el rumbo de sus indagaciones?
R.– Es realmente difícil responder a esta pregunta. Pero puedo decir que una de las cosas…. varias cosas continúan siendo interesantes. Una de ellas es la manera de mostrar los pequeños y menudos cambios en los “media” que tiene enormes efectos en la manera de leer y escribir. Quiero decir, las diferencias entre las máquinas, desde cuando eran muy lentas hasta que incrementaron apreciablemente su velocidad, pueden cambiar tu concepción a la hora de escribir o diseñar. Me refiero, por ejemplo, a las diferencias entre las pantallas de ordenador en blanco y negro, después con tonalidades grises, y después en color, o la llegada del vídeo…. Es muy difícil para la gente pensar o decir las cosas que ocurrirán en dos años o cinco porque un cambio, como el aumento de ancho de banda, significa poder realizar más cosas. No obstante, aunque cada vez se pueden hacer más cosas con una máquina, intento no utilizar diseños muy complicados porque cargan demasiado las páginas web. De hecho, mis websites son muy minimalistas porque hay todavía muchos lugares en el mundo donde la gente tiene problemas de conexión.

P.– ¿Qué poder tiene la escritura en un contexto hipermedial?
R.– Jacques Derrida, uno de los principales especialistas de la teoría cultural, dice que en Occidente, en Europa y EEUU, estamos fascinados con la presencia. Cada vez que tenemos una nueva información de tecnología, miramos hacia el mismo lado y en el mismo momento. Pero, si estás en contacto con muchos libros, el reconocimiento de la escritura, que es abstracto, es una de los grandes avances de la cultura humana. Por ello, algunas cosas, como las teleconferencias y telepresencia, aunque son buenas, no producen resultados muy importantes. He dado conferencias y seminarios en los doce países de la Unión Europea y tengo alumnos de todos estos lugares. La gente me suele hacer preguntas muy simples. Entonces les digo a los estudiantes que piensen de nuevo la pregunta, que me la envíen por e-mail y la calidad de las mismas es más rica porque han tenido la ocasión de pensar y de tomar distancia. Así que ésta es una de las cosas más importantes de nuestro tiempo, el poder de la escritura.

P.– Se habla ya de la desaparición o transformación de la World Wide Web y de la emergencia de nuevas maneras de presentar la información en Internet…
R.– Sí, hay un continuo reconocimiento de una nueva tecnología, no la web en Internet, sino las cosas creadas para Internet, el verdadero hipertexto, porque la World Wide Web es muy primitiva. La diferencia entre el verdadero hipertexto y la web, es que la web todavía es muy próxima a la televisión, es como una emisión de televisión, y muchos diseñadores acostumbran a “empujar” la información hacia la gente, en lugar de ser la propia gente la que vaya a buscarla y la encuentre. Hay buenos diseñadores, pero mucha gente cree que lo que hace la televisión se ha de hacer en los ordenadores personales. Recuerda… si has visto las primeras películas, aquellas de 1910, en que llevó tiempo darse cuenta de que el cine no consistía en imitar al teatro. Las primeras emisiones de la televisión intentaron imitar al cine y tuvieron que cambiar de esquema. Así es que ésta es otra de las cosas que debemos seguir investigando para no cometer los mismos errores una y otra vez. Nuevas formas de presentar la información.

P.– Conocemos ya los grupos de noticias, las listas de distribución, el correo electrónico, la web….¿Necesitamos realmente nuevas formas de presentar la información?
R.– La información digital se está convirtiendo en algo cada vez más importante. No se quedará confinada a la web, los libros o los informes, porque a la mayoría le divierte encontrar nuevas formas de tratar la información. Uno de mis principales argumentos es que la tecnología de la información será para hablar y escribir. Una de las cosas que sigo considerando muy interesante, sino la más importante, es la escritura electrónica, digital. La estamos aumentando al escribir cada vez más en formato digital. ¿Cómo hacer para no perdernos entre tanto texto y documento?

P.– Parece que ésta es una de las preguntas de fin de siglo porque la Red es cada vez más caótica y resulta difícil localizar la información. Mucha gente se pierde. ¿Cómo hacer?
R.– Eso es porque la mayoría de gente que entra en Internet son muy malos lectores. Quiero decir… les ocurriría lo mismo en una biblioteca consultando diferentes enciclopedias. El paradigma es la bilbioteca virtual. Así es que una de las cosas que debemos potenciar es que los estudiantes en primaria y secundaria aprendan las técnicas y conozcan las herramientas necesarias para saber buscar información en la Red. Con el hipertexto se pueden conseguir realmente grandes avances, útiles en la enseñanza y el aprendizaje, en general. Por ejemplo, tomemos “La Divina Comedia” en un entorno de hipertexto. Te puedes mover en cualquier sentido de la narración y leerla en el idioma que quieras. Otra pregunta que preocupa es si se convertirán los libros en objetos coleccionables. En EEUU, en Singapur, y estoy seguro que en España también ocurre, la gente cada vez trabaja más con los ordenadores en lugar de con libros. Y de hecho yo adoro los libros, soy un coleccionista de libros del siglo XVIII, son preciosos, con su olor especial, su papel, son totalmente diferentes de los libros que conocemos hoy. Pero.. creo que todos los libros se van a convertir en piezas de colección, objetos para cuidar. Antes de crear la imprenta se utilizaban los manuscritos. Cada persona podía leer un manuscrito, pero cuando se pudo imprimir, la gran mayoría leía libros. ¿Qué va a pasar con la educación, cuando la media de personas lea y aprenda desde las pantallas de ordenador, cuando tener un libro entre las manos sea algo extraño y anticuado?

P.– ¿De verdad cree que llegaremos a ese extremo? ¿Cree que actualmente ya leemos menos libros que hace unos años y que el motivo es porque los hemos sustituido por textos en las pantallas de ordenador?
R.– Seguramente, pero aunque todavía leemos muchos libros, cada vez también lo hacemos más online. Creo que en el futuro habrá una especie de regreso a los libros, pero en cuanto objetos de un especial valor. Una de las razones del descenso en la producción de libros será su impacto ecológico, pues llegará un momento en que no habrá árboles para imprimirlos todos.

P.– ¿Llegaremos a tener verdaderos medios de comunicación hipertextuales?
R.– Sí, claro. Cada uno busca algo diferente. En Estados Unidos tenemos más de 500 canales de televisión, y todavía se está buscando fórmulas para inventar nuevos medios on line, ganar más dinero y tener más audiencia. Creo que lo que ocurrirá es que cada uno podrá escoger la información de diferentes medios… de hecho, ya puedo leer las noticias del Washington Post, The New York Times, y otros de Singapur por vía electrónica. Y todos estos medios ya están trabajando con el hipertexto y buscando nuevas formas de presentar la información.

Anuncios